Universidad Tecmilenio Blog


Si te concentras, ¡es fácil descubrir tu vocación!

 Jovenes con Propósito de vida disfrutan al máximo cada día - Tecmilenio

¿Te ha sucedido que constantemente te están recordando qué hacer con tu vida, qué carrera te gustaría estudiar? Definitivamente debes sentir una enorme presión cuando tus maestros y padres te dicen que tienes que averiguarlo lo antes posible. Eres joven y no quieres cometer un error que arruine tu futuro. Sabes lo que te gusta y cuáles son tus intereses, pero cuando lees acerca de un trabajo relacionado con esos intereses, siempre sientes que no lo disfrutarías y no sabes por qué.

¡Qué difícil es averiguar cuál es nuestra vocación y qué hacer con nuestro futuro! Pero esto es lo que te podemos recomendar:

 

Concéntrate en el presente

Incluso quienes tienen un plan (ser médico, abogado, investigador científico, cantante) no saben realmente qué va a pasar. Otras cosas vienen para cambiarte, tus oportunidades, el mundo. Empresas y trabajos como Google, Amazon o Twitter, por ejemplo, no existían cuando yo era un adolescente; tampoco un trabajo como bloggero.

Así que no te centres en el futuro, concéntrate en lo que puedes hacer ahora. Construye cosas, aprende habilidades, ten aventuras sanas, haz muchos amigos. Todo esto de seguro te ayudará más adelante.

 

Desarrolla la resiliencia que te hará triunfar

Una de las habilidades más importantes es sentirte bien con algunas molestias. Las mejores cosas en la vida a menudo son difíciles, y si te alejas de la dificultad y el malestar, te perderás: vivirás una vida de seguridad.

Aprender es difícil. Construir algo grande es difícil. Pero seguramente, hay algo que te parece increíble y tienes la vocación para ser de los mejores en ello.

¿Cómo puedes lograr ser bueno? Entrena haciendo todas aquellas cosas que ahora te son incómodas y difíciles. Pero comienza con dosis pequeñas. Cuando te encuentres evitando problemas, empuja un poco más (dentro de los límites de la razón y la seguridad, por supuesto).

 

Aprende a ser bueno viviendo en la incertidumbre

Las habilidades se desarrollan más fuertemente en la incertidumbre. Comenzar un negocio, por ejemplo, es una cosa asombrosa de hacer, pero si tienes miedo no lo lograrás. No puedes saber cómo van a salir las cosas.

Pero si puedes estar bien sin saberlo, estarás abierto a muchas más posibilidades.

Si eres bueno en la incomodidad y la incertidumbre, podrás hacer todo tipo de cosas, pero tienes que ser capaz de ACEPTAR la incomodidad y la incertidumbre que conllevan.

Si alguna oportunidad llega a ti, estarás listo si has practicado estas habilidades.

 

Supera las distracciones y la flojera

Todo esto es inútil si no puedes superar los problemas universales de distracción y flojera. A veces pasa que comienzas a aprovechar una oportunidad porque eres bueno viviendo en la incertidumbre y la incomodidad, pero luego resulta que estás demasiado ocupado en las redes sociales y viendo videos por lo que terminas desaprovechándola.

 

Actitud es altitud: aprende de tus errores y prepárate

La mayoría de la gente no se da cuenta de que el miedo los controla, cuando corre a las distracciones o hace cosas que dijo que no haría. Es difícil cambiar los hábitos mentales.

Aprende sobre cómo funciona tu mente y serás mucho mejor en todo. Las mejores maneras: la meditación y la lectura de blogs o libros. Con la meditación mirarás cómo tu mente salta de pensamiento en pensamiento, huyendo de la incomodidad y tratando de racionalizar todo. Con la lectura, te ves obligado a reflexionar sobre lo que has estado haciendo con tu vida y lo que has aprendido de ella. Es una gran herramienta para el autocrecimiento.

 

Aprende a hacer algo de dinero

El dinero no es que sea tan importante, pero aprender a ganarlo es difícil y como todo en la vida se debe de practicar. Tienes que hacer que alguien crea en ti lo suficiente para contratarte o comprar tus productos / servicios, lo que significa que tienes que averiguar por qué eres digno de que alguien crea en ti. Tienes que ser digno. Y tienes que aprender a comunicarlo a la gente para que ellos quieran comprar o contratarte.

Un buen consejo: ahorra siempre al menos un 10% de tus ganancias.

 

Construye algo pequeño

La mayoría de la gente gasta su tiempo en las cosas que no importan. Pero si dedicara todos los días un rato a hacer algo productivo, al final de un año vería que tendrá algo genial y muchos recuerdos maravillosos. Y algunas nuevas habilidades, además. Haz algo que puedes señalar y decir: "Yo lo construí". Lo que la mayoría de la gente no puede hacer.

Empieza nuevamente en pequeño, y construye cada día si es posible. Es como poner tu dinero en inversiones: crece en valor con el tiempo.

 

 Sé digno de confianza

Cuando alguien contrata a un joven, el mayor temor es que no sea confiable, que llegará tarde y mentirá sobre eso. Aprende a ser digno de confianza mostrándote a tiempo, dando tu mejor esfuerzo en cada tarea, siendo honesto, admitiendo tus errores, arreglándolos, haciendo lo mejor para cumplir con las metas o fechas límite, siendo una buena persona.

Si haces eso, construirás una reputación y la gente te recomendará a otros.

 

Mantente listo para las oportunidades

Finalmente, la idea detrás de todo lo anterior es que no puedes saber nunca lo que va a pasar con tu vida en este momento, porque no sabes quién vas a llegar a ser, lo que vas a ser capaz de hacer en lo que será tu vocación, qué te encontrarás, qué oportunidades se presentarán, o cómo es que el mundo evolucionará. Pero lo que sí sabes es que si estás preparado puedes lograr lo que quieras.

Fuente: https://zenhabits.net/career/

 

¿Te gustaría conocer más sobre el Modelo de Universidad de Tecmilenio? La cual cuenta con Mentores y Líderes que te acompañan para lograr tu propósito de vida y disfrutar al máximo cada día.


CONOCE NUESTRO MODELO DE UNIVERSIDAD